Actual Min 17° Máx

Ciudad de Bariloche
Sábado 29 de Abril
08:26 hs

Un pueblo argentino inspirado en Volver al Futuro

Como en la película, transforman la basura en energía. Diseñan una máquina que recibe residuos de 12 municipios, separa plásticos y cartones, hacen biogás con los orgánicos y lo convierten en electricidad. Prevén importar desechos de otros pueblos.


¿Recuerdan la escena de Volver al Futuro cuando Doc carga el tanque de combustible de la máquina del tiempo De Lorean con restos de cerveza, banana y huevos que saca de un tacho de basura? Aunque siga pareciendo una imagen de ciencia ficción, la posibilidad de generar energía con residuos es una realidad. Y ya está siendo puesta en práctica en la provincia de Córdoba, donde un pueblo y sus industrias comenzarán a recibir electricidad generada a partir de sus propios desechos orgánicos. Incluso es probable que comiencen a importar los desperdicios de provincias vecinas.

El proyecto es realizado por el Grupo IFES, un emprendimiento incubado hace ya varios años en la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA), que fabrica plantas de biogás a gran escala. Actualmente están finalizando la construcción de una planta que tiene la capacidad de tratar por día más de 30 toneladas de residuos sólidos urbanos de Huinca Renancó y de los 11 municipios que depositan su basura en el relleno sanitario de esa localidad cordobesa de 10.000 habitantes.

El proceso es tan simple como asombroso: Una máquina recibe la basura, separa los plásticos, cartones y otros residuos inorgánicos, y con los orgánicos hace biogás que luego se transforma energía que se sube a la red local.

"Es la primer planta con tecnología de punta del país pensada para el tratamiento de residuos sólidos urbanos. Luego de una previa separación de sólidos en una planta ya existente en Huinca Renancó, una máquina recibe la basura orgánica sucia y separa los residuos inorgánicos como las bolsas, la pilas, el plástico, la arena y las pierdas, por ejemplo. Así limpia la materia orgánica para trasladarla a una cámara de pre-mezcla para luego introducirla al biodigestor y generar biogás”, explicó Guido Casanovas, socio fundador del grupo IFES. Luego, un transformador convierte el gas generado en energía eléctrica que es subida a la red por la cooperativa local.

Según explicó Casanovas, con la basura que llega hoy al pueblo cordobés se pueden separar fácilmente entre 6 y 7 toneladas de residuos orgánicos para producir energía. La cifra podría crecer hasta 14 toneladas si los habitantes de estas comunidades comienzan a separar mejor sus residuos en origen. "De ahí la importancia de esta iniciativa para motivar a las familias a hacer la separación en las casas y que sepan que esos residuos se tratan diferencialmente”.

El proyecto surgió a partir de una presentación de la Federación de Cooperativas Federadas (FECOFE), que nuclea entidades agropecuarias y agroalimentarias, ante el Ministerio de Agroindustria de la Nación, que destinó gran parte de los fondos. También participó la Cooperativa Eléctrica de Huinca Renancó (CEHR). En total, se invirtieron cerca de 2,25 millones de dólares.

"La planta está casi terminada. Durante mayo finalizamos el montaje y sólo falta la parte de la instalación eléctrica”, adelantó Casanovas, y agregó que cuando esté en funcionamiento se prevén generar 120 kwh por hora en una primera etapa. No obstante, esta capacidad instalada no se puede aprovechar al máximo soló con los residuos urbanos de Huinca Renancó y los 11 municipios vecinos. Por eso ya están planeando importar basura de otros pueblos y así incrementar la capacidad de producción de energía hasta 400 kwh. También prevén que podrían ampliar a la mezcla para la generación de energía residuos de agroindustrias de la zona y silaje de sorgo. "Ya estamos hablando con Realicó, un pueblo de 8 mil habitantes ubicado muy cerca, en la provincia de la Pampa. Ellos hacen separación de residuos en origen desde hace ocho años. Ahora es posible que traigan su basura a la planta de Córdoba”, comentó.




La planta de biogás de Huinca Renancó es la tercera que se inaugura en la Argentina con este tipo de tecnología, en relación a la escala y el nivel de automatización. No obstante, es la primera capaz de tratar sólo residuos urbanos. Las otras dos están ubicadas en San Luis y Río Cuarto, Córdoba, y funcionan con silaje de maíz, sorgo y estiércol porcino.

Sus responsables consideran que el modelo se puede replicar en todo el país. En Alemania, por ejemplo, cerca del 10% de energía que se produce proviene de plantas de biogás. En ese país ya cuentan con más de 8000 plantas funcionando a gran escala, para tratar cientos de toneladas de residuos orgánicos. Cada planta genera hasta 5 megas de energía por hora, con la cual pueden alimentar a un pueblo de 10 mil habitantes con sus pequeñas industrias y agroindustrias.

"El biogás es una energía que se puede producir en todo el país, teniendo residuos orgánicos o materia orgánica, permitiendo hacer una real distribución de la energía a nivel país y estable. Una planta de biogás, a diferencia de la energía eólica o solar, produce constante todo el año, las 24 horas al día, energía que es útil para mover industrias y agro-industrias, generando productos de valor, aumentando la generación de valor agregado en origen y mejorando economías regionales”, finalizó Casanovas.

Fuente: Sobre la Tierra - FAUBA Por Juan Manuel Repetto.


15
0
Todo el material de esta web puede ser utilizado completo o en parte citando correctamente la procedencia de la siguiente forma: "Fuente: www.tiempopatagonico.com".
Comentarios
Copyright 2013 · Tiempopatagonico.com | Todos los derechos reservados

Bariloche // Argentina - Copyright 2016 · www.tiempopatagonico.com