Actual Min 11° Máx

Ciudad de Bariloche
Sábado 22 de Julio
19:46 hs

Cerveza: Una gran ayuda para combatir plagas

A la hora de controlar insectos en huertas la cerveza permite reducir los daños que provocan babosas y caracoles.

Las babosas tienen la capacidad de comer hasta la mitad de su peso en una noche, por lo que son el terror de jardines y huertas. Junto al caracol, estos moluscos prefieren la noche y la humedad. Por eso ya en las primeras semanas de mayo –con el descenso de las temperaturas, la persistencia de las lluvias y la menor disponibilidad de luz– los insectos salen de sus cuevas listos para atacar. 

Francisco Pescio, extensionista del INTA en el área metropolitana de Buenos Aires, y coautor del libro "Mi casa, mi huerta" indicó que "pueden dañar seriamente a las plantas de la huerta, como es el caso de la acelga –a la cual le comen toda la hoja”. El control de plagas es una actividad central en el manejo de una huerta y en ese contexto, la cerveza aparece como un aliado insospechado para combatir a las babosas y caracoles. 

Y lo interesante, es que el método lleva el nombre de uno de los cantantes de la banda de rock AC/DC quien falleciera por intoxicación etílica: Bon Scott. Las trampas de cerveza son uno de los métodos caseros más efectivos para controlar a estos moluscos. 

De acuerdo con Laura Tanzariello, la coordinadora nacional del ProHuerta –el programa que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el INTA conducen hace 26 años–, "el aroma de la malta fermentada atrae a los caracoles y eso permite capturarlos”. La trampa es sencilla: "Se hacen pequeñas piletas, con una latita de paté o de atún, que se entierran junto a la planta afectada. El recipiente se llena de cerveza hasta el tope y las babosas van a caer ahí”, explicó Tanzariello.

También es posible engañar a los moluscos con otra alternativa doméstica: una mezcla de agua, azúcar, harina y levadura; y se conseguirán los mismos resultados. Tanzariello insistió que el control de plagas sea integral: "No hay que tirar químicos ni venenos. Así se arruina la huerta agroecológica y también se pierde la posibilidad de tener un alimento sano”. Uno de los principios fundamentales del manejo integral de plagas en una huerta es conocer a todos los insectos para manejar las diferentes problemáticas, porque la intención no es erradicarlos, sino trabajar con ellos de manera integral y amistosa. 

 

 

Un ecosistema de amigos 

Laura Tanzariello consideró que "es muy importante enseñarles a los chicos que la huerta es un ecosistema y, en lugar de ir en contra de sus actores, necesitamos asociarnos, trabajar con la naturaleza y respetarla”.  

Con mayor precisión, afirmó: "En lugar de educar niños para que maten insectos porque son malos, queremos educarlos para que sean responsables y entiendan que cada insecto y cada elemento de un ecosistema son importantes”. 

Las babosas y los caracoles son insectos que viven en lugares oscuros y aparecen cuando hay mucha humedad. Por eso es necesario disminuir la humedad ambiental, reducir además los lugares oscuros de la huerta para que los insectos no puedan refugiarse y multiplicarse. 

Dosificar el riego es una de las buenas prácticas para evitar plagas durante el invierno. "Hay que regar siempre y cuando la planta lo necesite y hacerlo de manera focalizada en el tallo o la raíz”, dijo Tanzariello.  

Además de la trampa de cerveza, hay otras formas de capturar moluscos aprovechando su preferencia por la oscuridad. Se puede poner una baldosa, ladrillo o pedazo de madera cerca de la planta afectada. Los insectos van a buscar refugio debajo de este material porque está oscuro o húmedo. Al día siguiente uno puede encontrarlos ahí y llevarlos a otra parte, lejos de la huerta. 

Es importante el control de integrado de plagas lo que implica aumentar la biodiversidad de plantas, para favorecer la autorregulación del ecosistema. Por más chiquito que sea el espacio, todas las huertas necesitan tener variedad de aromáticas, florarles y frutales porque en su conjunto y con sus aromas van a ayudar a repeler insectos o bien a atraer alguno que ayude a controlar a otro que cause un efecto indeseado. 

Caléndula, anís, coriandro, perejil, lavanda, menta, ruda, salvia, entre otras, son algunas de las plantas que ahuyentan las plagas, aumentan la biodiversidad y contribuyen a que la huerta sea un sistema natural en equilibrio.

Fuente: INTA Informa  


Escrito por Tiempo Patagónico

7
0
Todo el material de esta web puede ser utilizado completo o en parte citando correctamente la procedencia de la siguiente forma: "Fuente: www.tiempopatagonico.com".
Comentarios
Copyright 2013 · Tiempopatagonico.com | Todos los derechos reservados

Bariloche // Argentina - Copyright 2016 · www.tiempopatagonico.com