Esquel se encuentra en un lugar privilegiado de la Patagonia Argentina, dentro del bioma "bosque patagónico", entre la estepa y la cordillera de los andes, se pueden encontrar lagos y ríos que deslumbran con su belleza. Estos espacios naturales permiten prácticas náuticas como la del rafting.

Las excursiones pueden adaptarse a la experiencia y tiempo de cada visitante. Son una oportunidad única de realizar un deporte de aventura disfrutando de los cañadones que cortan la Cordillera de los Andes.


Pura emoción y adrenalina

El Río Corcovado presenta una dificultad de clase II y III, y es el lugar ideal para realizar rafting sin necesidad de tener experiencia previa. Las excursiones cuentan con guías y equipos apropiados para aprovechar al máximo toda la jornada. Se puede realizar una bajada de 2 horas o una excursión de día completo, recorriendo unos 17 kilómetros.

 

Generalmente cada guía le da su toque de estilo y propone algunas actividades que suman a la diversión, como poder tirarse al agua y nadar, saltar desde las rocas o, para los más osados saltar desde el puente, dando de esta forma un cierre a pura adrenalina. Otra opción para deportistas con experiencia es la que recorre 10 kilómetros con dificultad clase IV y termina en la frontera con Chile.


El Río Corcovado continúa su curso en Chile donde recibe el nombre de Río Palena. Eventualmente, y a pedido, se programan excursiones que lo recorren hasta llegar al Océano Pacífico.

 

Esquel tiene actividades para todos los gustos en las distintas épocas del año, pero el rafting es uno de los íconos con la interacción del líquido elemento que son las estrellas para estos meses que vienen, posibilitando un sin fin de sensaciones para disfrutar y emocionarse, en lugares de ensueño y donde los paisajes enamoran al turista.